viernes, 18 de octubre de 2013

Regardez moi!

Hoy hasta me cuesta escribir, escribir para mi, saber que solo yo lo leeré, asique haré una excepción y escribire para ti, contra todo...

Más o menos metaforico, más o menos bonito, qué importa? Simplemente me has descolocado. Llegas a mi vida y la pones patas arriba, sin esfuerzo, sin tiempo. Sabes lo que es tener todo planeado y que de pronto alguien lo rompa todo? En un maldito buen sentido, claro. Todo cobra un jodido buen sentido contigo.

Desde hace años tengo un enorme muro a mi alrededor, escondo mis miedos, mis inseguridades, mis defectos... pero tu has venido y lo has destrozado con cada sonrisa y con cada mirada.Y yo no dejo de preguntarme por qué.. por qué no me cuesta hablar contigo, por qué necesito tus abrazos, tus sonrisas, tus manos, tus miradas...

"Tienes unos ojos muy bonitos" y es verdad, pero creo que esa afirmación va mucho mas alla del simple aspecto que puedan tener, es más el trasfondo, lo que veo en ellos o lo que me pueden hacer sentir en solo un segundo...

martes, 8 de octubre de 2013

¿Que mierda esperamos hacer con nosotros mismos? ¿esperar a que se acabe el mundo escondidos en un rincón? ¿llorar bajo las sábanas una y otra noche hasta que el mundo decida brindarnos otra oportunidad? ¿Escapar, huir, no afrontar los miedos, el dolor, la desesperacion?

NO.

Es el momento de decir que NO. Ya está bien...
Ya está bien de no valorarnos, de culparnos, de mentirnos, de creer que todo cambiará si pasa el tiempo suficiente, de esperar a que alguien crea que merecemos la pena. Es hora de saber demostrar que la merecemos. De luchar. Pero no por nadie, por nosotros mismos, por sacar lo mejor de nuestro interior, sacarle partido todos y cada uno de los dias que tenemos por delante. Ser pequeñas grandes personas. Ser capaces de ver relamente lo que nos rodea, la gente que pese a todo, sigue ahi. Darse cuenta de quien merece la pena de verdad. Levantar la cabeza, dejar caer los malos sentimientos y dar un paso, y luego otro, siempre hacia delante, hacia el futuro.

¿Dificil? Claro. Pero nunca imposible.


Y sonríe.

Regreso

Y lo sabes. Sin más, lo sabes. Sabes que todo cambia, que algo en ti se ha roto y que esas heridas nunca cicatrizan del todo. No es la primera, ni será la última. Ahí están las demás, con un brillo rosado propio del paso de los años, de las caricias y los besos que casi las curaron, pero con la dureza del peor arma jamás usada contra nuestro corazón, el desamor, la desconfianza, el engaño, la desilusión... Y las nuevas que no dejan de sangrar...